¿Qué hace de Bitcoin una reserva de valor?

La semana pasada prometimos derribar uno más de los tantos mitos que promueven los Blockstream boys. Nos referimos a la idea de que el valor de una moneda es necesariamente proporcional a su escasez, de lo cual se sigue que la emisión decreciente, por sí misma, basta para asegurar el valor del bitcoin en el tiempo.

Pongamos dicho supuesto a prueba. Si por alguna razón millones de bitcoiners perdieran hoy el acceso a todas sus monedas, la repentina escasez aumentaría el porcentaje de monedas en poder de los demás bitcoiners en relación al total de monedas disponibles. Hasta aquí todos de acuerdo. ¿Pero qué hay del valor de esas monedas? ¿También aumentaría? No necesariamente, dice John Blocke, y pasa a explicar qué es lo que sí hace de Bitcoin un buen depósito de valor.


Por John Blocke

Asumiendo que el precio del bitcoin no se recupere pronto, ¿a qué precio dejarías de creer en el relato de “Reserva de valor sin utilidad”?

7% <$5000
15% <$3000
21% No creo en eso ahora
57% No dejaré de creer

Un reciente sondeo en un tweet de Vinny Lingham revela que, al menos en Twitter, un 57% de los encuestados continuará creyendo que Bitcoin es una “reserva de valor sin utilidad” a pesar de todas las evidencias de lo contrario.

Una taza no es útil cuando está en el armario, solamente cuando bebes de ella. Una bici no es útil cuando descansa en el garaje, sino cuando montas en ella. Podemos decir que una bici o una taza son objetos útiles, incluso cuando no están en uso en ese momento, pero es la capacidad de hacer uso de ellos cuando son necesarios lo que les concede esta etiqueta de utilidad.

De la misma manera, una taza rota o una bici dañada irremediablemente dejan de ser útiles y se convierten en trastos. Esto se debe a que el valor viene precedido de la utilidad, y no a la inversa. Cuando una cosa pierde la funcionalidad que se espera de ella, pierde su valor. La taza rota todavía podría resultarle útil a un artista, pero los objetos rotos tienden a perder todo su valor y normalmente pueden tenerse gratis… ¡muchas personas incluso pagan a alguien para que les recoja la basura!¹

¿Qué tiene esto que ver con Bitcoin? El relato imperante que les venden a los recién llegados, divulgado como un evangelio por “expertos en Bitcoin” como Samson Mow, Tone Vays, y Seinfeld Ammous, es que la utilidad que originalmente se pretendía para Bitcoin, como red de pagos descentralizada, ya no es relevante. Esta forma de pensar ha sofocado la adopción de Bitcoin y ha dado lugar a una nueva línea de pensamiento anti-pagos que repite como un loro una serie de memes:

– El whitepaper es viejo. Las cosas han cambiado desde entonces. (Las teorías de Newton son viejas y las cosas han cambiado desde entonces también. Los grandes avances científicos no necesariamente se vuelven menos válidos con el paso del tiempo).

– El whitepaper no es la Biblia. Satoshi no es Dios. (Hombre de paja. La gente cita el whitepaper por las soluciones elegantes que presenta, no porque crean que su autor sea infalible ni divino.)

– Satoshi no tenía manera de saber cómo evolucionaría el sistema y no sabía realmente en qué se convertiría Bitcoin en el futuro. (Satoshi no era clarividente, pero en todos sus escritos concebía claramente a Bitcoin como una forma de moneda y un sistema de pagos. También observó que Bitcoin, como red de pagos, podría ampliarse hasta ser mayor que Visa y que la minería se trasladaría de forma natural a granjas de servidores especializadas. Claramente tenía una visión a largo plazo del sistema).

– No necesitamos almacenar cada pago de café en la cadena de bloques. La cadena de bloques es la ‘capa de liquidaciones’ y los consumidores usarán la red Lightning Network para las transacciones.² (Las criptomonedas ya están aquí; si BTC no puede estar a la altura de sus competidores, que pueden de hecho manejar pagos de café, estos lo dejarán obsoleto. Y el hecho de que trabajen en el desarrollo de la red Lightning Network demuestra que creen que los pagos son útiles y necesarios).

– Bitcoin no tiene que ser útil para efectuar pagos, porque es principalmente una reserva de valor como el oro. Visa y MasterCard son mejores a la hora de pagar, ¡hasta puedes conseguir un descuento del 3%! (Los 2 billones de personas del planeta Tierra sin cuenta bancaria, que no pueden usar PayPal ni tarjetas de crédito, podrían considerar Bitcoin útil para hacer pagos y como manera de acceder a mercados internacionales. Es irrisorio que “maximalistas de Bitcoin” autodeclarados se dediquen a promocionar compañías centralizadas de tarjetas de crédito).

Este artículo trata sobre el mito de la “reserva de valor” y sobre cómo quienes lo promueven son incapaces de ver las lagunas de su lógica. El oro se considera útil como reserva de valor porque la gente sabe con seguridad que cuando llegue el momento de usarlo realmente, por ejemplo, venderlo o intercambiarlo (o fundirlo o forjarlo), habrá alguien que se lo compre sin mayores problemas. El oro es útil como reserva de valor porque es universalmente considerado como algo que tiene valor. El oro tiene valor, y puede ser un activo, pero no es dinero.

Bitcoin es diferente. Fue inventado, descrito, y vendido como una nueva forma de dinero. Su única función es satisfacer las necesidades de sus usuarios siendo una mejor forma de tranferir valor de una persona a otra. Fue (y es) revolucionario porque marcó la primera vez en la historia de la humanidad en que la gente pudo transferir cualquier cantidad de valor a lo largo de cualquier distancia y a través de cualquier frontera sin la participación de intermediarios o reguladores. Por primera vez en la historia humana, una persona podía enviar cincuenta céntimos de Tokyo a Tanzania con la misma rapidez y facilidad con que se dejan caer monedas sueltas en el sombrero de un músico en la calle. En otras palabras, Bitcoin es un sistema de dinero en efectivo electrónico peer-to-peer.

El dinero en efectivo se considera algo de gran utilidad. Puede usarse en prácticamente cualquier tienda, o intercambiarse con prácticamente cualquier persona con la que te cruces en la vida cotidiana. Pocas personas pasarían de largo por delante de un billete de cien dólares en el suelo sin pararse a cogerlo. El dinero en efectivo es hiperútil porque, como Bitcoin, y a diferencia de intentos anteriores de tener dinero electrónico, puede darse a cualquier persona, en cualquier cantidad, sin necesidad de supervisión ni permiso. El inventor pseudónimo de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, salvó la distancia entre el dinero en efectivo y el dinero electrónico creando la primera forma de dinero electrónico del mundo con las propiedades monetarias del efectivo. Pero fue superior al efectivo, porque no tenía muchas de las propiedades físicas negativas del efectivo. No puede romperse, quemarse, falsificarse, ser devorado por ratas, y no pesa nada ni ocupa espacio. Pasar USD 100.000 de dinero en efectivo por un aeropuerto es arriesgado, pero con Bitcoin uno puede memorizar una frase mnemónica y andar por ahí con USD 100.000 en su cerebro sin que nadie pueda impedírselo.

Más revolucionario aún, Bitcoin también tenía muchas de las propiedades que hacen que el oro tenga valor, sin las propiedades que lo hacen inconveniente. Bitcoin toma los mejores atributos tanto del efectivo como del oro y los reduce a su esencia más pura.

Como la taza en el armario y la bici en el garaje, el efectivo en la cartera o bajo el colchón solo es “útil” en la medida en que pueda ser útil en el momento en que uno desea usarlo. Un billete de un trillón de dólares de Zimbabwe en manos de un americano se considera bisutería, no dinero-en-mano. Incluso una moneda extranjera fuerte en efectivo será considerada menos útil que la moneda local imperante, porque no tendrá una aceptación tan amplia y a menudo habrá que llevarla a un banco o a un cambista para convertirla en una forma de papel más útil.

A finales de 2017, la red Bitcoin (BTC) quedó inservible. Las monedas digitales descentralizadas se habían vuelto muy populares y, sin embargo, los desarrolladores de Bitcoin Core (BTC) se negaron a admitir que el sistema escalara para lidiar con la demanda y la afluencia de nuevos usuarios. Las tarifas medias por transacción se dispararon a más de USD 50 y el tiempo medio de espera de confirmación pasó de diez minutos a días. En ese punto, pasó a ser más barato y rápido volver a sistemas de pago con dinero fiat, por ejemplo transferencia bancaria internacional, que usar BTC. Toda la propuesta de valor sobre la que Bitcoin se había basado originalmente fue destruida. Este es el mismo periodo en el que el mito de la “reserva de valor” comenzó en serio.

El mito de la “reserva de valor” promocionado por desarrolladores de Bitcoin Core y sus dogmáticos seguidores sostiene que Bitcoin nunca fue concebido como dinero, y que los pagos son solamente un uso secundario a la utilidad primaria de “reserva de valor”. Esto es como creer que las tazas son útiles fundamentalmente a los artistas y que beber de ellas es una función secundaria, o que el transporte es una función secundaria al valor que tiene una bici como chatarra.

A finales de 2017, no se podía usar Bitcoin (BTC) para hacer pagos de manera fiable. Las tarifas y los tiempos de confirmación eran demasiado engorrosos para la gran mayoría de casos de uso, un hecho que fue celebrado por el equipo de Bitcoin Core. No solo fue menospreciada completamente la funcionalidad de pago; ni siquiera era útil para “almacenar valor” porque no podía moverse de manera fiable a un sitio de intercambio para vender unidades cuando se necesitase. Agravando aún más el bochorno de la turba promotora de la “reserva de valor”, la gente que compró BTC a USD 20.000 (porque les dijeron que era una “buena reserva de valor”) ha visto el valor de sus BTC derrumbarse más de un 70% desde entonces.

He oído los contraargumentos: ¡Las tarifas eran elevadas porque Roger y Jihan estaban haciendo spam en la red! Segwit y el agrupamiento por lotes han resuelto el problema, ¡Bitcoin es útil de nuevo! Estos cuentos del coco son demostrablemente falsos. Segwit ha fracasado penosamente; su tasa de adopción aun no supera el 40% (incluso con una adopción del 100%, solo proporcionaría un incremento del rendimiento del 40%), y la mayoría de las transacciones no se agrupan por lotes. El caso de uso primario de las transacciones en lotes es el que hacen los sitios de intercambios que procesan retiradas de fondos de muchos usuarios a la vez, algo que reduce la privacidad. La mayoría de los casos de uso no sacarían ninguna utilidad del agrupamiento por lotes aunque quisiesen… ¿pagas el café que tomas por la mañana, el depósito de gasolina, la comida y las bebidas que tomas al salir del trabajo una vez al día, todo ello al mismo tiempo? La única razón de que BTC aparente ser (ligeramente) útil otra vez es que el uso de la moneda ha caído vertiginosamente, a un 50% del volumen diario de transacciones de 2017. Aún así, las tarifas medias de transacción siguen siendo suficientemente elevadas como para descartar la mayoría de los casos de uso cotidianos, tales como pagos de menos de USD 100 y las microtransacciones.³

La única utilidad que queda de BTC es la de un juguete especulativo. Una tarifa de transacción de USD 1 puede tolerarse si la única cosa para la que se usa BTC es para ocasionalmente enviar a, o recibir de, un sitio de intercambio. Pero una tarifa de transacción de USD 1 implica que nadie puede usarlo para comprar café, ni para apostar pequeñas cantidades online, ni como dinero en países asolados por la hiperinflación.

Puede que BTC esté roto, pero Bitcoin, el revolucionario sistema de dinero en efectivo electrónico peer-to-peer inventado por Satoshi Nakamoto, no está muerto. En agosto de 2017, un grupo de veteranos bitcoiners, cansados de la tozudez de los desarrolladores de Bitcoin Core, siguió el consejo de la muchedumbre de BTC y “se bifurcaron” (Nota del traductor: del inglés “fork off”, de pronunciación similar a “fuck off”, un modo sarcástico de decirles “haced una bifurcación y que os jodan”), creando una red paralela que sigue funcionando como una forma útil de dinero: Bitcoin Cash (BCH).

El valor de Bitcoin (y su capacidad de almacenar valor) son inseparables de su utilidad como moneda y su capacidad de crecer y ser adoptado por más y más personas en todo el mundo.

¹ La muchedumbre de BTC argumenta que el que haya gente dispuesta a pagar tarifas de USD 50 es prueba de su valor, que la gente “pagará más por algo que tiene valor.” Que pagues a alguien por llevarse la basura no quiere decir que valores la basura, sino que quieres librarte de ella. Pagar una tarifa de USD 50 para enviar Bitcoin meramente quiere decir que usar el resto del dinero vale al menos USD 50; no nos dice nada sobre si la persona que envía ese dinero todavía considera que Bitcoin sea valioso o no. Yo pagué tarifas de USD 50 muchas veces porque tenía que hacerlo para acceder al valor que quedaba. No me hacía ninguna gracia.

² En 18 meses™

³ Otra racionalización común es que el dinero debe desarrollarse en etapas, siendo primero un coleccionable, luego una reserva de valor y solamente volviéndose útil para el comercio más adelante. Esto es una completa tontería, que no se fundamenta en ninguna evidencia ni conocimiento económico serio. ¿Acaso se usaban los billetes de dólar, los cheques, las tarjetas de crédito, y PayPal como coleccionables y reservas de valor antes de empezar a usarse para pagar?

Leer texto original, en inglés

La entrada ¿Qué hace de Bitcoin una reserva de valor? aparece primero en Bitcoin en Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *