Big Data tiene 5 riesgos a la privacidad ocultos que no conocíamos

Big Data, es uno de los términos más populares utilizados por empresas y consumidores finales por igual. Las personas han comenzado a entender exactamente como se utilizan sus datos personas, principalmente luego del escándalo de Facebook, pero muchos aún no comprenden los peligros ocultos inherentes que hay en ella por generar datos todos los días.

Elementos como los móviles inteligentes, servicios de ubicación de GPS, televisores inteligentes y programas de voz, almacenan todos los datos de sus usuarios en servidores de data centralizados, en muchas ocasiones, sin el conocimiento de sus usuarios. Estos son algunos de los peligros de privacidad más comunes pero ocultos que enfrentamos todos hoy en día.

 

  • Navegadores y aplicaciones en la web:


Antes de que existieran los teléfonos inteligentes, las aplicaciones eran inexistentes. Cualquier cosa a la que se accede hoy en día es a través e una aplicación, antes de esto había que usar un navegador web conectado a la internet.

El navegador web en un teléfono inteligente es lo que se conoce dentro de la industria de la seguridad cibernética como un “espacio aislado”, lo que significa que no se puede acceder a a datos generales del sistema o hardware de control. Sin embargo, una aplicación instalada puede codificarse para hacer lo que quiera, obtener acceso a cualquier hardware del dispositivo, ejemplo la cámara y el micrófono.

Tome por ejemplo la app de History Channel, si un usuario accede al sitio desde una computadora portátil, puede acceder a todo el sitio web sin problemas. Sin embargo, si se accede a través de un navegador web en un teléfono inteligente, el usuario pasa a “descargar la aplicación”. Muchas veces, si no descarga la aplicación, el sitio web le impedirá verla o usarla, lo que lo obligará a descargar la aplicación y en el proceso otorgarles su información personal almacenada en el teléfono mismo.

Después de descargar la aplicación, solicita permiso para acceder a la cámara y al micrófono en su dispositivo. Esto se debe a que la aplicación está almacenando información personal de sus usuarios fuera de lo que sucede dentro de la aplicación History Channel que acaba de descargar.

 

  • Compras y tarjetas:


Existen algunos peligros de privacidad poco conocidos inherentes a las “compras frecuentes” o las tarjetas de ahorro que ofrecen muchas tiendas de abarrotes y minoristas. Estas organizaciones están guardando, analizando y compartiendo información sobre lo que usted compra, cuando lo compra, y prediciendo ventas futuras. Los ahorros que se transfieren al consumidor son mucho menores que la cantidad de dinero que estas empresas están ganando al vender la información a recursos externos con respecto a su historial de compras y hábitos.

Específicamente, Kroger y Amazon, obtienen un 200 % más de ganancias de los datos que venden que los ahorros que el consumidor experimenta. La mejor manera de protegerse del intercambio de información personal es limitar la cantidad de programas en los que participa.

 

  • Software de voz y televisores inteligente:


Los programas de voz como Cortana, Alexa y Siri se han vuelto cada vez más populares en los últimos años. Sin embargo, si está ejecutando estos servicios en su hogar u oficina, entonces tiene un dispositivo de escucha activo ejecutándose en todo momento.

Estos servicios son singularmente inseguros ya que estos están en ejecución todo el día y envían audio a sus servidores centrales diariamente para ser analizados.

Muchos no se dan cuenta de que las cámaras de estos dispositivos se pueden encender sin que se encienda la luz de utilización, Es decir, su TV inteligente puede estar viéndolo incluso cuando este no está encendido. Todo esto se puede hacer sin la necesidad de descargar ningún software relacionado, porque el software ya está incorporado. Algunos televisores inteligentes no se encenderán si la cámara está cubierta con cinta o si el micrófono ha sido desactivado.

  • Medios de comunicación social e E –mails:


Es posible que de este ya tenga sospecha, pero igual se lo informamos.

Facebook, Google, Twitter e Instagram son todos los servicios de redes sociales que se brindan a las personas de forma gratuita, pero ¿alguna vez te has preguntado cuál podría ser el costo real? A menudo se dice que si no tiene que pagar por el servicio, es porque usted es el servicio. Lo que quiere decir que de alguna manera usted está siendo usado como mercancía, para pagar por el servicio “gratis”.

El costo oculto de la utilización de estos sitios de redes sociales es la pérdida de información personal para que los sitios de redes sociales puedan vender y, por lo tanto, obtener ganancias. De hecho, Google y Yahoo pueden leer el correo electrónico personal de sus clientes.

Algunas personas suelen decir que no les importa porque no tienen “nada que ocultar”, pero que pasaría si la aplicación divulgase sus datos de inicio de sesión, o el numero de su tarjeta de crédito, como ya ha pasado anteriormente, cuando estas organizaciones son victima de ataques informáticos.

Otro hecho desconocido sobre Facebook es que pueden crear “perfiles fantasma” usando el reconocimiento facial para las personas que no tienen una cuenta, pero que aparecen en las fotos de otra persona. Durante las protestas de Dakota Pipeline, Facebook vendió los mensajes privados de chat de los usuarios que discutían el asunto al FBI y a la policía local, así como a las compañías de seguridad privada que informaron la información directamente a la compañía de tuberías.

Debido a que la información estaba “a la venta”, la policía no necesitaba una orden de registro para obtener información confidencial, simplemente necesitaba comprarla. Esta es solo una de las muchas formas en que las redes sociales afectan a quienes no se dan cuenta de las implicaciones que surgen a confiarles sus datos personales a este tipo de organizaciones.

  • Geolocalización:


La ubicación geográfica puede ser bastante útil, especialmente cuando se pierde o necesita servicios de GPS. Sin embargo, muchos no se dan cuenta de que la información que rodea su ubicación se almacena y se archiva, y muchas veces se vende a un tercero que desea utilizar esa información por una amplia variedad de razones.

Por ejemplo, ¿sabe que a menudo se recopilan datos durante sus experiencias de compra? Una variedad de tiendas comprará información sobre la ubicación para determinar el tiempo que un cliente navega en un pasillo en particular, para que puedan promocionar más productos para esos clientes en el futuro, promocionando productos similares. La información puede parecer inofensiva, pero ¿te sentirías de la misma manera si vieras a una persona física que te está siguiendo para recopilar la misma información?

La entrada Big Data tiene 5 riesgos a la privacidad ocultos que no conocíamos se publicó primero en Bitcoin.es tu portal de información de criptomonedas.

La entrada Big Data tiene 5 riesgos a la privacidad ocultos que no conocíamos aparece primero en Que es Bitcoin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *